Wednesday, 20 August 2008

Angustia existencial o estómago vacío

¿Os pasa a veces sentirse poseídos de mal humor así de repente sin saber por qué? Sin tener nada que ver con los ciclos de la luna tampoco. :)

A mi me pasa bastante a menudo, sobretodo por estas dos razones: cuando tengo hambre o cuando estoy cansada. También puedo estar bien pero en cuanto pase algo que no sea a mi gusto, me pongo de mal humor y no sé controlarlo siempre. Ayer fuimos de compras con el Regatista, ya estaba cansada después del día de trabajo pero conducía yo para conocer el camino a un sitio dónde no vamos a menudo y dónde no me atrevía ir sola por eso. Cuando ya nos íbamos para casa, el Regatista me dijo que buscara el camino sola y yo, por supuesto, me perdí. De repente, este fallo tan insignificante resultó en una rabia increíble - supongo que conmigo misma por equivocarme, por no ser perfecta. Cuando me intentó a ayudar con las direcciones, le contesté de una manera muy brusca y maleducada que ya sabía el camino y que no me llamara "guapa". La verdad es que "Dr Jekyll & Mr Hyde" sería más apropiado y a veces ya me llama así de broma. La ira me pasó igual de rápido y le pedí perdon pero ya había hecho daño.

Estoy angustiada por mis cambios de humor. ¿Cómo puedo conseguir controlarlos? Creo que una de las respuestas es evitar las situaciones que los facilitan, es decir, no ir con hambre por mucho tiempo, tomar una fruta o un té con algo si no es la hora de comer, pero no ir aguantando. También descansar bien, no salir una noche hasta las tantas, trabajar todo el día siguiente y luego esperar de mi misma estar con energía para más cosas.

Lo peor es que no sufro sólo yo sino también las personas a las que más quiero y ésto puede ser muy destructivo. :(

Luego por el camino a casa, cuando ya se me había pasado la rabia, me entró una angustia por ser una persona tan mala, lo cual trajo consigo pensamientos negativos sobre mi vida, que no he conseguido nada, que soy gorda y fea (después de verme en un probador de una tienda con esta luz típica tan fuerte que no esconde ningún defecto :) )... Sé que no es así (así que Yulia, tranquila, no hace falta convencerme de lo contrario :) ) pero en aquellos momentos me sentía agobiada y no sabía de dónde venía todo esto. Al final hablamos, me desahogué y conseguí a controlarme, llegamos y fuimos a cenar con unos amigos. ¡Y me pasó todo!

Aún no sé si es la cuestión del azúcar en la sangre que provoca esta angustia o si de verdad me debería preguntar estas cosas en las que pienso sólo en mis momentos malos.

7 comments:

Martikka said...

Esos momentos de mal humor repentinos, yo también los he tenido. A veces es por el síndrome pre-menstrual, a veces debe ser por la luna, o a veces debe ser porque soy-somos así, qué remedio.
Estómago vacío...puede ser, cansancio...puede ser, pero lo importante es que sean momentos cortos para no afectar demasiado a los que están a tu alrededor.
Dices que en la cena ya te calmaste, supongo que la compañía de más gente y la conversación hacen que te olvides de tí misma unas horas y olvides ese espejo del probador (horrorosos en general, aunque yo encontré uno un día que te hacía estilizadada, cosa extraña).
Un mal día lo tiene cualquiera!

Samabuai said...

Yo creo Martikka que abusamos del famoso síndrome premenstrual pero en realidad el carácter de uno tiene mucho que ver, a mi me ayuda saber que me voy a enojar en esa situación y aguanto la respiración y después las cosas las digo con mucha más calma, no es fácil pero con el tiempo lo podes controlar...
Pero es verdad que hay veces en que la situación a uno lo supera.

Costarossa said...

Tenéis razón las dos, Martikka y Samabuai. Pero creo que como adultos no podemos culpar las circunstancias y hay que intentar a controlar los cambios de humor y otras emociones negativas. No le he contado aun pero por mucho tiempo estaba con una persona que no estaba bien y además dependía tanto de mi que me dejaba pisarlo cómo yo quisiera - algo que yo hacía por no ser feliz con él, le castigaba mostrando mi infelicidad como si fuera el único culpable. Me acostumbré a sublimar la infelicidad que sentía con mal humor que supostamente era por su culpa, porque hizo algo mal. Primero no me daba cuenta, era una defensa psicológica para no volverme loca, supongo, para intentar alejarme de él, que hiciera el primer paso para irse, pero luego empezé a entender las razones detrás de mis acciones. Ahora la situación está totalmente cambiada y con la persona con la que estoy no me permito nada de eso porque le respeto mucho. Pero aun así, de vez en cuando, cuando siento una rabia por algo que no tiene nada que ver con él, me desahogo con él, a veces de una manera inaceptable, como ayer. :( Cuando le veo cerrarse y de repente hablar en un tono muy diferente conmigo, no le reconozco, me asusto y dejo las tonterías, pero aun me pasa perder el control.

La técnica que menciona Samabuai funciona pero sólo si en el momento de rabia decides a parar un segundo para respirar. Lo que pasa a mi es que en este momento, aunque sepa que luego me arrepentiré, en este mismo momento no puedo, ni quiero parar, es un instinto que me lleva adelante y no la mente. :( Pero creo que también estoy mejorando en ello. ¿Qué opciones teine uno? O esto, o perder lo más importante en tu vida. La selección está clara. :)

Yulia said...

parece que estas contando mi historia :).. aunque en mi caso mi enojo es silencioso y me daña más a mi misma (¡creo yo!)que a mi hombre. Igual lo nota y sufre porque no puede hacer nada por mi. Y cuando se muestra la rabia es cuando nigun ejercisio de respiración va a ayudar ya.
De tratar de convencerte de que no eres fea, pues no lo voy a hacer porque son puras tonterias tuyas! :)
Creo que el cambio de humor tiene que ver mucho con cansansio y azucar baja: pasa rapido después de comer y hechar una pestañita (ó 40).
Mi situación es muy inestable, como trabajamos por nuestra cuenta siempre hay preocupación de si vamos a poder pagar la renta, tarjetas de crédito, si no perdemos algun cliente, ya hace más de tres años que no puedo ir a ver mis papás, ni nadie me puede visitar por estar tan lejos de todos. y los hijos, ni hablar!.. no podemos nisiquiera planearlo..
El miedo de perder la persona que amas por tus locuras, lo conozco también.. Lo peor es que te pone en un circulo vicioso de angustia y sentimientos negativos hacia ti misma.
El otro día ya no pude aguantar y solté toda la sopa de como me siento a mi esposo, y ahora me manda a un psicólogo. No quiero ir porque no les creo. Crees que le debo dar "benefit of the doubt"?..

Costarossa said...

No sé, tampoco nunca he ido pero según una amiga mia, hasta que encuentres un psicólogo bueno, puedes cambiar varios especialistas y gastar un montón de pasta. Ella va ahora que está bien para entender lo que pasaba antes. Yo no sé, sentía mucha angustia al morir mi sobrino hace dos meses y en serio pensé que necesitaba ayuda porque era muy duro reconciliarme con este hecho, no podía dormir, pero empezé a escribirme con una mujer que perdió a su hijo en las circunstancias familiares hace unos años y le pedí consejos cómo apoyar a mi prima (del hijo de la cual estoy hablando), y me ayudó muchisimo.

Volviendo a tu caso, está claro que con todo el trabajo y la incertidumbre es dificil estar relajados y contentos pero creo que ya lo habéis superado porque lleváis mucho tiempo en esta situación que vuestro negocio (que por cierto ahora seguramente está mejor que antes, ¿no?) y os sigéis apoyando uno a otro.

Yulia said...

pues fuí, y ahora me van a medicar aparte de la terápia semanal.. :( Estoy "(pato) lucas"! :)

Costarossa said...

¿Medicación para qué? ¿Qué tal te pareció el psicólogo? Me lo puedes escribir en privado, tengo curiosidad.