Monday, 18 August 2008

Un esbozo callejero muy triste

Esta tarde estabamos de paseo caminando por las calles y mirando las vitrinas de las tiendas, aun muy poco rebajadas - ¡a ver cuándo se hayan ido los turistas! - y vimos un grupo de gente cerca de un cajero automático. Allí había una chica, prostrada en el suelo. El Regatista enseguida llamó 061. Parece que la chica llevaba allí un rato así, sin signos de vida pero respirando, y a nadie se le ocurrió a llamar la ambulancia.

Mientras estaba hablando con el servicio este, el Regatista que también es un bombero, estaba examinando la chica y parecía que ésta había tenido una sobredosis. :( Primero llegó la policia y le llamaron por el nombre, parece que ya le conocían, y cuando nos ibamos, escuchamos la sirena de la amulancia también.

Es muy triste que la gente acaba así en la calle, por la culpa de drogas, pero podría haber sido por otra razón y nadie, nadie llamó la ambulancia antes. No sé qué es más triste, lo de las drogas o ésto. Hay gente con diabetis, gente con problemas de corazon, con alergias, y algo parecido puede ocurrir en cualquier momento a casi cualquiera.

2 comments:

Raulín Herrera said...

A mi me entristece mucho esto de las drogas y sobre todo la indiferencia de la gente ante determinadas circunstancias, yo vivo en Lima-Perú, al llegar a la ciudad me chocó la forma de ser de la gente, tan desconfiada, se pueden estar matando al lado tuyo o alguien se muere delante de uno, si no es conocido no hacen nada, ¿será que la gente ante tanta violencia y delincuencia ya perdió lo que es la sensibilidad y solidaridad hacía el projimo?, bueno y con las drogas bueno ya ni hablar, esta muy manoceado y se sabe en damasía.

Costarossa said...

Sí, a mi me horrorizó sobretodo la indeferencia, justo como tú dices. Es más, la gente se acumulaba alrededor como para ver un espectaculo. No sé que haría yo en un caso así si estuviera sola pero ayer sí que me ocurrió a llamar la ambulancia enseguida, aunque alguien ya podría haber llamado. Pero no, con tanta gente alrededor, fuimos los primeros en informar el Servicio de Urgencias.