Saturday, 6 September 2008

Los gatos de por aquí

Como ya sabéis, Dimo es nuestro gato que hereda su nombre de un ruso que se llamaba Dimitri (Dima para amigos) y que se deshizo del gatito enfermo y asustado "regalándolo" al Regatista. Esto fue hace casi dos años. El Dimo era así:



Yo estaba aquí de vacaciones y las pasé limpiando después del gatito este que tenía una diarrea que te cagas, perdonad el retruécano.

Pero ésto no era el único problema que nos trajo Dimo. El otoño pasado volvió a casa después de varios días fuera con una pata trasera hecha polvo. Le había mordido un perro. Ahora bromeamos que el gato vale por lo menos 300 Euros porque es lo que no costó su tratamiento. Pero se quedó como nuevo. Aquí son dos fotos - una de los primeros días mostrando el Dimo drogado y con la venda, y otra de su pata después de un par de semanas cuando le quitamos las vendas y ya estaba bastante bien.





Aparte de Dimo, por aquí viven y vienen de visita varios gatos. Uno de ellos es Tío, el gato que solía vivir en casa pero por razones desconocidas se hizo un gato callejero y apenas entra en casa. Ésto era mucho antes de que vine a vivir aquí.



También por aquí vive Neurótica, una gata que parece tener algún trastorno. Entra en casa mucho, en invierno hasta duerme en la silla, pero en cuanto se da cuenta que todo está cerrado, le entra un pánico. Es una gata claustrofóbica pero bastante simpática. Le damos de comer porque no hace competencia a Dimo, mientras a otros gatos intentamos a hacer perder la costumbre de venir aquí porque se pelean y a veces Dimo hasta tiene miedo de acercarse. Por aquí hay otros vecinos que les dan de comer.

Aquí está Neurótica de visita ayer.

4 comments:

Martikka said...

Los gatos son curiosos. A mi nunca me habían llamado mucho la atención (siempre preferí los perros( pero desde hace unos meses tenemos al gato Horatio, un gato pendendiero que siempre va con alguna oreja destrozada. Al darle de comer a él, apareció su hijo, que lo vimos cuando nació porque es igual a él (pelirrojo) pero no paraba por casa. Pero de repente se apuntó a la fiesta y ahora es un gato de 1 año muy cariñoso que no se va de aqui ni aun cuando nos vamos de vacaciones (se llama Garfield, pero un tiempo fue Kitty porque pensabamos que era gata, pero no es, así que volvió a su nombre primero). Desde hace unos meses también se apunta la "mujer" de Horatio, una gata blanca que al principio era muy arisca y silbaba si te acercabas, pero luego ya no.
No se alejan mucho de la casa, y Garfield siempre está aquí, pero a la hora de la comida (14h)y cena (20,30) siempre están en la puerta esperando su pienso o sus latitas.

Costarossa said...

Jeje, qué guay. :) A mi me gustan más gatos porque son independientes, o eso piensan ellos. :) A Dimo también le llamamos Garfield cuando se pone gordo en invierno.

Me parece curioso que los gatos allí se domestican tan facilmente ya que los de aquí ni con mucho cariño. A Neurótica le intentamos a acostumbrar a la casa antes de que apareciera Dimo pero nunca conseguimos. Nunca nos deja tocarla. Viene a comer, entra en la casa, a veces duerme, como he dicho, pero en cuanto le aceras, se va corriendo con gritos. No sé que le pasó en el pasado.

Durazno chapeado said...

Así, que no te podemos culpar por el aislamiento de Tío? :)
Aquí en la casa nos viene a visitar Lola, una gata vecina. Los inquilinos anteriores nos dijeron que ella pasaba todos los días aquí antes de que ellos consiguieron una perrita. Cunado se mudaron ella continuó visitarnos hasta que llegó Pancho.. Ahora la vemos desde lejos cuando pasa por los techos entre las casas :) con dos perros, no se acerca!

andrea!!! said...

hay hermosos!!!!.. a mi me encantan los gatos siempre he tenido en mi casa de michoacan, pero ahora que me mude y por las enfermedades de mi mama y mis alergias tuve que deshacerme de ellos, ahora tengo un perro un pequeñisimo chihuahua que es mi bebe y que se la vive peleando con las gatas siamesas de mi vecina que por cierto son mucho mas grandes de tamaño que el jejej,, pero no importa es flojo como un gato y jugueton de ves en cuando