Saturday, 13 September 2008

Un reglamento es un reglamento

Hoy hemos ido a Port de la Selva otra vez. El Regatista tenía una regata allí. Tuvimos que despertarnos temprano, viajar lejos, desayunar mal y deprisa y todo para nada. :( Según el nuevo reglamente que acaba de entrar en vigor este año, no se puede participar en una regata solo, y mi bicho iba solo. Tiene su barco modificado para poder navegar sin más tripulantes. Me enfadé y me sentí decepcionada casi más que él. Le permitieron registrarse hace semanas y apuntarse esta mañana pero justo antes de la salida pusieron una nota que solitarios no podían navegar. Él era el único solitario. No me parece justo pero un reglamento es un reglamento.

Unos amigos le invitaron a participar con ellos pero dijo que prefería pasar el día conmigo. Así que aprovechamos para subir a la montaña al monasterio de Sant Pere de Rodes y para comer muy bien en el club náutico de Llança. Pensabamos ir a Francia pero en la frontera había una cola, así que dimos una vuelta y volvimos a casa.

El día empezó de una manera decepcionante, yo me hubiera puesto de mal humor pero el Regatista me enseñó una lección de aprovechar lo mejor de lo que hay en vez de enfadarse por algo que ya no sé puede cambiar. Ahora estamos aquí en el sofa. Voy a preparanos un té.

Las vistas del Port de la Selva desde arriba.



Fauna salvaje.



Arroz con mariscos.



El pueblo de Espolla. :)

8 comments:

Samabuai said...

QUE NOMBRE EL DEL PUEBLO

Martikka said...

Pues tiene razón el regatista, hay que sacar lo bueno de lo malo, y el monasterio de Sant Pere es muy bonito, y vuestra paella tenía buena pinta, así que ¡qué más quieres! Lo raro es lo del extraño reglamento, puesto que si se pudo inscribir (y supongo que pagó por ello) no entiendo que luego no pueda participar. Qué cosas...!

Costarossa said...

Gracias por los comentarios, chicas. :)

Martikka, pues tampoco lo entendemos del reglameno. Ahora el Regatista está estudiando la nueva ley y los papeles de la regata porque en principio no hay nada en ellos que diga que no fuera posible. Parece que le habrían permitido si no hiciera tan mal tiempo. Soplaba tramuntana y hasta barcos más grandes acabaron retirándose. Claro, al fin y al cabo está bien que no fue porque iba a ser peligroso con el viento que hacía pero lo que me enfada es cuando se aplica las reglas liberamente según circunstancias.

Pues nada, ahora buscará un tripulante entre sus amigos para las próximas regatas del ciclo.

Martikka said...

Qué gracia el comentario de Samabuai acerca del nombre del pueblo. Tiene razón :-)
¿No acompañas nunca al regatista en el barco? Yo me tendría que tomar una caja de pastillas anti-mareo...uf! Recuerdo el verano anterior yendo de Ibiza a Formentera, y mis visitas al baño porque no me tomé ninguna pastilla. Mi estómago y el movimiento del barco no se llevan muy bien!

Costarossa said...

Por desgracia, a mi me pasa igual, me mareo hasta en coche, si va por una carretera montañosa. Además, no tengo licencia marinera, así que ayer inclusi si hubiera querido, no podría participar.

Durazno chapeado said...

Que mala pata! Pero al fin, te divertiste hasta más, pasando todo el día con tu amor!
Un dicho mexicano dice:"No hay mal que por bien no venga". Es un buen ejemplo!

andrea!!! said...

no hay mal que por bien no venga,, jajaj muy sabioo ,, y eso es lo bonito sacar las cosas buenas de algo que ya no puedes solucionar.

y el trmontana.. lei algo sobre eso en un libro de garcia marquez.

P.D. que rica se ve la paella :(

Costarossa said...

Andrea, aquí cuando sopla la tramuntana todo cambia. :) Hay una frase en catalán que se traduce como "tocado por la tramuntanta" que siginifica algo como loco. :) Se usa especialmente en la comarca de Alt' Emporda que está cerca de los Pirineos y dónde sopla un montón. Salvador Dalí, por cierto, era de allí. :)