Sunday, 19 October 2008

Barcelona, la capital de lectura en castellano

Martikka, ésto es sobretodo para tí por si no lo has leído.

Ayer en el País salió un artículo defendiendo el derecho de Barcelona de ser la capital española oficial de libro ya que lo es en realidad.

Enrique Murillo afirma que

las novelas que venden más de un millón de ejemplares salen de editoriales barcelonesas.

(...) lo son también los editores del 70% de los libros del bolsillo que se imprimen en lengua española, sobre un total de más de 20 millones de ejemplares anuales (Debolsillo de RHM, con un 50% del mercado, seguido con un 20% por Booket, de Planeta)

Allí viven el 80% de los agentes literarios, numerosos traductores y no pocos escritores.

Barcelona es la capital mundial del libro de lectura en castellano.


Por lo tanto, su pregunta es

¿Por qué no se celebra allí el Liber todos los años? ¿Por qué no tiene organismos gubernamentales? ¿Por qué no concede premios nacionales?


Dejo la pregunta abierta porque la verdad es que estoy muy poco informada en el asunto pero captó mi interés por algunos amigos de la blogosfera a quién puede interesar el tema.

También, como continuación de ello, quiero poner dos enlaces a librerías-cafetería en Barcelona:

Laie que es muy famosa,

Lletraferit, una librería-cafetería que según la información encontrada por internet, está abierta hasta las 3 de la madrugada,

y la librería-cafe Antinous considerada como una de las mejores librerías de temática gay/lesbiana en España.

1 comment:

Martikka said...

Hasta ahora no me había dado cuenta de este post!
Pues no tengo ni idea, pero creo que va por temas políticos, naturalmente.
Justo, esta mañana en la radio hablaban de la polémica con Fernando Savater (ganador este año del Planeta), que firmó un manifiesto en contra de la política lingüística catalana diciendo algo así como que aquí se persigue el castellano( falso total). En cambio, no ha tenido problema en venir a Barcelona a recoger un premio literario de 601.000 euros a una obra suya escrita en castellano.
Cosas veredes, que decía una profe mía. (es castellano antiguo, Costa, por si no entendieras es: las cosas que hay que ver)