Monday, 6 October 2008

Cocina en tiempos de la crisis

Ayer estaba leyendo un periódico y allí salió un articulo sobre un libro de la cocina en los tiempos de la crisis. Qué rapido, ¿no? (Por cierto, se llama Receptes per arribar a final de mes y es de Enriqueta Mercadé, a quién le interesa. Es en catalán.) No sé de qué va el libro exactamente, pero se supone que las recetas son de "coste bajo", es decir de productos normales, nada de gambas o caviar. Un arrocito con guisantes y un cacho pollo. :) Pero no os creáis, tiene una cadena de proteínas y otros alimentos completa desde el punto de vista nutritivo. Lo bueno no tiene que ser caro.

El mismo día ví un programa en la tele dónde una familia de inmigrantes en España explicaba sus trucos para llegar al fin de mes. Por ejemplo, hacen pan en casa, les sale más barato. Y hay otro programa, España Directo, dónde cada semana cuentan trucos para comprar más barato pero la mayoría de ellos no son muy útiles ya que sólo se aplican a un pueblo particular o en realidad hay otros sitios más baratos.

Yo lo que hago es comprar lo básico en supermercados baratillos como Lidl o Aldi. La carne para mi carnívoro solemos comprar en otros de más calidad aunque no sé nada de carnes, dejo el asunto a él. También me gusta Mercadona, es un sitio perfecto para hacer todas las compras a un precio medio. Tienen productos de su marca blanca que están muy bien.

Tanto rollo con el ahorro y luego salimos y dejamos mucho más dinero en restaurantes... Pero aquí la vida es así, si no sales a comer, tu vida social casi deja de existir. En verano aún sirven fiestas en casa si se puede hacer en la terrasa o el patio, al fresco, pero en invierno el asunto se pone más difícil.

¿Es así sólo en España o en otras partes del mundo también? Me acuerdo que en Suecia hacíamos muchas fiestas y cenas en casa y hasta antes de salir de copas, todo el mundo tomaba algo en "pre-parties" para no pagar el doble en el bar después sino tomar una copita para toda la noche. :) En Rusia también hacíamos cenas o simplemente quedabamos con amigos en casa de alguién para tomar un té con dulces y charlar. Me acuerdo con muuucho cariño estos tés y comidas en casa de Durazno Chapeado. :) Creo que tengo una foto dónde estoy haciendo creps en su cocina (pero al final nunca me dejó hacerlos por la culpa de mi tecnología erronea). :)

3 comments:

andrea!!! said...

pues en mi caso si salimos mucho a comer o desayunar con mi mama. y cuando viene mi novio la pasamos mas en restaurantes que en casa, pero la mayoria de la gente no lo hace asi por que la economia no es tan buena, nosotros por que podemos darnos algunos lujitos pero no toda la gente, aunque cuando estoy sola, o he gastado mucho en salidas con mis maigas, procuro economizar y comer sudable en mi casa, me encanta ir a los mercadillos a comprar las verduras frescas para la semana. por lo general esto lo hago los domingos, ya que no soporto verduras de super mercados.

Durazno chapeado said...

jejejeje, que malvada soy!.. me acuerdo de esos crepes... creo que era tu primera vez y yo tenía mucha hambre!! :D

En D.F. por lo menos, la gente sale mucho a comer - los que trabajan van a restaurantes a la hora de comida (por lo menos despues de la quincena) y los fines de semana es casi obligatorio a desayunar ó comer afuera.

cuando teniamos la escuela y pasabamos 24 horas al día allí, teniamos que comer de restaurantes por un año! Anora disfruto muuuucho comer en casa, pues el más variado el menú de un lugar, al final lo conoceras de memoria.
También estamos a dieta y sólo comemos afuera una-dos veces al mes. Lo mínimo que gastas son 20-30 dólares, y a menudo no lo haras..:)

Costarossa said...

Durazno, jaja, ¿quieres decir que yo era una virgen de crepes? :) La verdad es que no, los hago desde pequeña pero a mi manera, sin receta, todo al ojo, como con todos los platos. Por cierto, al Regatista le encantan los crepes que hago. :)

Andrea, lo haces bien, también cuando salimos pienso igual en lo sano que es o no es la comida que en el precio. Por desgracia, en restaurantes apenas se come sano. Bien sí pero sano... no sé.