Thursday, 23 October 2008

Comunicación

Me hace falta aprender el arte de comunicación. Porque estoy aquí, arreglada y guapa para salir desde hace una hora, porque no aguanto más estar encerrada entre las cuatro paredes, mientras mi novio está en otra habitación haciendo no sé qué, también arreglado y listo, pero algo me impide bajar para hablar con él porque estoy de mal humor y no sé cómo explicar por qué. Piensa que es por el estrés del trabajo o bien porque dormí un ratito y me desperté así pero en realidad es porque alguien le llama, él mira la pantallita de su móvil y se va fuera para hablar. Lo único que me ocurre es que llama su ex y me pongo de mala leche. Más sencillo no puede ser.

Pero venga, Costarossa, haz algo antes de que la cosa se ponga chunga...

4 comments:

Sebastián Leonangeli said...

Plantearselo?
Ojo que también tenés que dejarle sus espacios. Digo, si confiás en él, no tendrías que tener problema en que hable fuera de tu presencia, por lo menos yo lo tomaría de ese modo.
Suerte con eso! Seguro va a salir bien
Besos

Costarossa said...

Gracias, lo intento pero a veces es difícil ponerlo en práctica.

andrea!!! said...

uyyy querida amigaaa,, el eterno problema de las ex, lo conoci, lo vivi, lo aprendi a manejar y lo deje pasar, #1 las ex siempre van a ser la ex pero ahora nosotras somos las que mandamos y las ganadoras de su amor y por algo ellas son las ex las que no quieren, ok
#2 solo aprende a soportarlo solo cuando veas que algo no anda bien, comentalo con el y dile que te molesta que le de el tiempo que te dedicaria a alguien mas. todo funciona al hablar, y si no pues escribeselo en una cartita siempre funciona suerteee

Costarossa said...

Gracias, Andrea.

Sebastián, por cierto, pensé en ésto. No es que no confie en él, lo hago, pero me molesta que llame esta persona. Supongo que lo hace otras veces cuando él está en trabajo para no molestarme porque han conservado una amistad y no hay por qué no puedan seguir en contacto, pero a mi justo esta persona me da un mal rollo. Me llevo bien con su otra ex, quien es mucho más guapa, exitosa y simpática, pero ésta me cae mal y a veces no puedo evitar comentarios feos de los que después no estoy orgullosa. Pero tal vez me equivoco y ni siquiera siguen en contacto, ayer me precipté y luego me convencí salir de mi mal humor porque no había por qué ponerme así incluso si hubiera llamado ella. Me tranquilicé y la tarde la pasamos muy bien.