Thursday, 9 October 2008

Estadísticas y realidad

Me encantan las estadísticas. Aunque muchas veces no reflejen la realidad, me dan una especie de sensación de orden y seguridad informativa. Si hay estadísticas, se las hace para algo, ¿no? Se supone que el proceso es así: primero se identifica un problema, luego se recoge datos que sirven para hacer estadísticas y, basado en ellas, se busca una solución. Pero en realidad muchas veces no es así. Las estadísticas también sirven para manipular, por ejemplo, la opinion pública. Manipulando, controlas.

El otro día en la tele salió una noticia que mientras los precios de la vivenda usada bajan, los de la nueva suben. Luego en un par de días sale una noticia como la del Pocero que abandona sus proyectos multimillionarios incabados. Es más, antes ya habían salido noticias acerca de otras constructoras más grandes del país yendo al pique.

El Regatista se ríe y dice que igual los precios suben porque qué más da qué precio tengan porque de todas formas nadie va a comprar estos pisos si ni siquiera hacen hipotecas. Luego me explica más en serio, ¿que de dónde sacan estos datos? Tal vez no son una mentira porque no dicen comparando con el qué han subido los precios - a lo mejor comparan de un día al otro aunque también me cuesta creer que subieran, pero es una manipulación total.

No penséis que soy tan lista como para ver todo ésto pero hablando con mi chico me doy cuenta de muchas cosas. No tengo el tipo de inteligencia como para analizar los hechos y llegar a conclusiones, soy una oveja más que, aunque no le suene bien algo, se lo cree todo porque se lo dice en la tele. Bueno, tal mal no estoy pero me molesta y me enfada que no tenga una mejor capacidad analítica como algunas personas.

5 comments:

La tienda de vidas said...

Ayer dijeron en la radio que no esperasemos que los pisos bajaran mucho, porque antes de venderlos tan baratos, las constructoras prefieren darselos a los bancos (para compensar los créditos que piden al hacerlos). Así que me parece que nadie quiere bajar precios, porque parece que ganen menos de los que esperaban.
En cuanto a la capacidad analitica, yo tampoco tengo mucha, lo que pienso lo saco de las tertulias, las ideas que dan...

Costarossa said...

¿De verdad? Hace unas semanas aquí en la radio salía un anuncio que vendía pisos cerca de Barcelona y abiertamente decía algo como: Comprate un piso más barato antes de que se lo quede el banco. :) Y daba un móvil, ni siquiera el teléfona de la empresa, no decía el nombre. :) Seguro que desesperadamente intentaban a vender algo y sacar algo de la pasta en vez de perderlo todo a un banco.

No sé, algo me dice que lo que nos dicen en la prensa que las constructora prefieren darselos a los bancos es una manipulación más.

Costarossa said...

Además, incluso si es así, ¿qué van a hacer los bancos con todos estos pisos? Vender como puedan. :)

la tienda de vidas said...

No creo que los bancos necesite vender pisos (al menos loa españoles). Realmente no tienen grandes problemas, salvo el de liquidez para conceder préstamos, pero con no darlos, no problem...
Pueden esperar, o emitir cédulas hipotecarias, que siempre parecen seguras a los inversores. O que los 30.000 millones de euros que va a destinar el gobierno (cada español vamos a poner 900 euros para salvar a los bancos, que no se olvide) vayan a fondos de este tipo, que los bancos marcarán como de rentabilidad asegurada...
Por cierto, espero que disfrutes 1984, comenta algún día qué cosas crees que se están cumpliendo...

Costarossa said...

...qué rabia, te estaba escribiendo una respuesta acerca de los bancos, que no me fío en lo que dice el gobierno pero hice algo mal y se borró. Total, algo va mal si los líderes de algunos países se reunen un domingo. A ver como va la economía esta mañana, aun no he visto las noticias.

Lo de los pisos, los bancos no quieren pisos, conozco a gente que ya se ha hecho con un piso hace unos meses, comprándolo del banco lo que quedaba de la hipoteca de otra persona. Ahora que los bancos tienen MUCHAS MÁS hipotecas sin pagar, no creo que las vayan guardar hasta que algo se mejore. Se van a deshacer de ellas como sea. Bueno, creo yo.

En cuanto a 1984, sí, es interesante, pero la verdad es que no lo estoy disfrutando, más sufriendo porque me deprime repasar muchas de las cosas que ya he vivido yo o la genreción de mis padres o abuelos en un estado totalitario. Tal vez para alguien quien no conoce en fondo la historia del estado sovietico, muchas cosas pueden parecer nuevas y espeluznantes, pero mi gente ha vivido muchas de ellas.

Por ejemplo, raciones de chocolate o falta de productos de higiena personal. Me reía amargamente porque lo teníamos peor: en las tiendas no sólo falaba chocolate y en vez de ello de vez en cuando se podía comprar algo artificial con este nombre sino también jabón, champú, ropa interior, zapatos, azucar. Una amiga fue a Cuba hace poco y dice que los supermercados allí con sus estantes vacías recuerdan mucho a Rusia hace años. O hay un producto, como alguna conserva inedible ocupando todas las estantes para poner algo. :)

Lo de espias, ni hablar. Cuanta gente tenía miedo hablar con los vecinos o amigos de visita porque lo se decía en la cocina de su casa no se quedaba en la cocina. El dicho "hasta las paredes tienen oídos" era muy popular. La familia de mi abuela provenía de Ucrania, les quitaron todo lo que tenían y enviaron al norte donde desde entonces vive mi familia. Por el camino murieron algunos de los niños de la familia (antes las familias eran numerosas).

Los capitalistas en sombreros de copa y trajes negros con sacos de dinero es un dibujo que recuerdo de varios libros de mi niñez. :)

Muy pocas cosas en libro me sorprenden.

Especialmente el hecho de ser pobres y vivir en condiciones apretadas pero pensando que estamos mejor que antes o que la gente en otros países vive. Nos explicaban que en EEUU había una clase pequeña de capitalistas que oprime los obreros y que la mayoría del país vive praticamente en la calle pidiendo limosna. ¿Como no lo vas a creer si lo que te dicen es la única fuente de información?

Por eso muy pocas cosas en la novela me sorpenden.