Wednesday, 5 November 2008

Invitados un día laborable

Últimamente se me dió por limpiar. Es una de las estrategias para organizar mi vida cuando empiezo a sentirme un poco abrumada. Ayer limpiamos la casa y la nevera. En el congelador encontramos dos paquetes de gambas que seguramente llevaban alli, olvidados, un par de meses. Así que decidimos invitar unos amigos a cenar. Ya habéis visto las magdalenas que hice para el postre. El Regatista se ocupó de las gambas. Sólo él sabe hacerlas así de buenas, a la plancha con muuucho con ajo y perejil (los cuales corté el asistente de la cocina, es decir, yo). Nos pusimos las botas.

¡Qué cena más bonita que tuvimos ayer! Hablaban mucho de regatas pero de alguna manera, me sentía tan bien que no me molestaba. :) Me gusta mucho hacer cenas en casa. Se come mejor que en restaurante, se lo pasa mejor, el ambiente es más relajado, se puede estar allí en pantuflas :)... Lo único malo es que luego hay que limpiar pero solemos tener buenos invitados que ayudan. Además, como tenemos la cocina junto al comedor, se puede empezar a limpiar la mesa sin perder nada de la conversación.

Las gambas, aun crudas



El primer "lote" (después del que dejé de hacer fotos y me puse a comer)

3 comments:

Durazno chapeado said...

uuuuuuuuy, esos camarones (aqí se llaman así) se ven que se caen de buenos!
pasen la receta!!

andrea!!! said...

mmmmmmmmmmmmmmmm se ven buenisimosss, yo los hago con mucho ajo, y cucharada de mantequilla. vino blanco y chile en trocitos. y un poco de aceite de olivo ,,, que ricosss
aunque mas bien parecen langostinos por lo grande que son

Costarossa said...

Supongo que tenéis razón o una o otra, o las dos. :) Había de dos tamaños - un poco más grandes y otras más pequeás pero aun demasiado grandes para ser gambas normales. :) Aquí hay tantos tipos que aun no puedo acostumbrarme.