Friday, 7 November 2008

Transsiberiano

Es uno de los sueños del Regatista, cruzar Rusia desde oeste a la costa del Océano Pacífico en el tren transsiberiano. A mí no me hace tanta ilusión. Sé como es el tren ruso y un transsiberiano no es nada diferente. Es sucio, a veces hace demasiado calor, a veces no se abren las ventanas, no se apaga la radio con la música que ponen las azafatas, y las propias azafatas suelen ser maleducadas y a veces borrachas, así que todo esto en la película no es una exageración. Lo que lo es, tal vez, es la aventura en la que se meten los personajes pero tampoco es tan improbable. Es un país impredecible, con la gente en la que convive la ternura y la crueldad sin ningún problema dependiendo de quien se trate. No hay ni ley ni orden. Es una de las razones por que no me gusta volver allí. Me siento igual de pardilla como los turistas de la peli. Hay exageraciones, como siempre en favor de lo peor que se puede encontrar en Rusia, pero esta parte oscura de Rusia también existe, la veo como bastante verdadera en la película. Es curioso pero lo que me pareció uno de los fallos más tontos de la peli es la personaje de Abby, una doble de Avril Lavigne, y por supuesto también canadiense.

No he leído críticas pero sé que en algunos países pasó desapercebida. Desde mi punto de vista, vale la pena verla. La historia es muy intensa, con giros inesperados, me tuvo atenta todo el tiempo. También destacaría la interpretación de Noriega. No es mi actor preferido, no me gusta su físico y por lo tanto no suelo simpatizar con él en las películas dónde es un protagonista guapo, pero en esta peli está muy bien. Un cabrón simpático, un típico español encantador (excepto la mala parte de su personaje) como visto por la gente fuera de España (en su país no suelen destacar tanto).

Total, recomiendo verla.

6 comments:

garbi24 said...

Segun tengo entendido , hay un transiberiano , unicamente de turistas , O estoy equivocado?
Si es asi , estará mas cuidado i mas seguro .

Costarossa said...

Es posible pero valdrá una pasta. El tren normal y corriento ya lo vale, imagínate uno especial.

Martikka said...

A mi también me encantaría hacer ese viaje, al igual que hacer la ruta 66 de los EEUU. Pero por lo que dices, ya me da miedo. La verdad es que Rusia da un poco de miedo o respeto, no sé. Unos conocidos que adoptaron un niño allí, no contaban cosas muy buenas, pero en cambio, en el programa Pekin Express se veía a gente muy encantadora, (otros no tanto). Supongo que hay de todo, como en todas partes. Lo malo, de veras, debe ser el frío.

Durazno chapeado said...

como dicen muchos, Rusia es mejor amada desde lejos :D

Pero que película es? no he escuchado nada de ella aquí..

Denali Jenny said...

I have a friend who lives in Krasnoyarsk half the year, and New York City the other half. Her main transportation around Siberia is by train, and her stories of train travel are pages and pages long. Never pleasant, too crowded, unsanitary...but always an adventure!

Costarossa said...

Jenny, sí, lo tengo facil de creer, especialmente considerando las distancias allí, la gente se aburre, supongo que del aburrimiento sólo surgen muchas cosas, de conversaciones íntimas hasta crimen.

Durazno, la película se llama así, creo que en inglés también, sólo con un hyphen, Trans-Siberian.