Tuesday, 20 January 2009

Espacio personal revela el lugar donde vives :)

El otro día estabamos comiendo en un restaurante, sentados en la mesa que formaba la parte de tres mesas juntadas. Dentro de poco tiempo llegó una familia de 4 personas y se sentaron en la misma mesa. Había más sitio, por lo menos unas cuantas mesas libres, pero se sentaron allí. El Regatista dijo que seguro que eran de la capital. No lo descubrimos nunca pero puede ser. No sintieron ningún tipo de incomodidad por comer a la misma mesa con unos desconocidos, escuchar su conversación o tener la suya en su presencia. Aquí es impensable. A veces incluso conocidos, después de saludarte, se sienten un poco lejos en el restaurante para no molestarte porque claro que se enteran más de tu situación y te pueden incomodar al oír por casualidad algo de tu conversación con tus acompañantes.

Supongo que en ciudades grandes este asunto resulta menos importante porque la gente tiene prisa, siempre hay menos sitio para todos, en restaurantes también me ha dado cuenta que muchas veces las mesas están mucho más cerca una a otra que en el pueblo para poder servir más clientes en un espacio más pequeño. ¿Es cierta esta observación?

Claro, también es una cuestión cultural. Por ejemplo, los suecos se pueden sentar en la misma mesa con un desconocido y tomar cada uno su café sin hablar. En cambio, mantienen la distancia personal en la comunicación mucho más grande. He leído un artículo interesante sobre mis compatriotas, rusos, que se supone que a muchos extranjeros parecen maleducados, cortando la cola y metiéndose en frente del pobre extranjero. En realidad, mientras para un norteamericano la distancia personal es de 0.5-1.3 metros o un sueco 0.7 metros, la de un ruso es unos escasos centimetros. Claro, si un ruso ve a un extranjero a un metro de la última persona en la cola, piensa que no forma la parte de ella y se mete por delante. :) Los rusos están acostumbrados a estar como sardinas en una lata en autobuses y metros, literalmente apretados uno a otro (lo que por cierto facilita el trabajo de los carteristas). Desde el punto de visa de un extranjero de oeste su distancia íntima es invadidad al acercarse la gente a menos de medio metro mientras para los rusos aún es la distancia personal aceptable. Como no, si los suecos hasta hacen escaleras de salidas de emergencia calculando la distancia personal, para no tener la gente incomodada y obligada a compartir su espacio personal con otras personas. :)

Lo curioso es que luego los rusos no suelen estar para abrazarse y besarse, a veces ni siquiera con la familia y los amigos de toda la vida, pero si se besan, se besan. :) Viviendo fuera de Rusia varios años ya, lo noto mucho. Las mujeres que son muy amigas o las parientes cercanas se pueden besar en los labios al encontrarse o despedirse - como un besito ligero en la mejilla, pero en los labios. Ya me siento incómoda con esta tradición pero al alejarme o dar otro tipo de saludo, la rara sería yo. :)

¡El tema me parecen de lo más interesante! Unos amigos al visitar India contaron que la gente allí te mira fijamente pero aunque nos haga sentir incómodos, ellos no actuan como unos maleducados, sólo es una cuestión cultural. Hay muchos otros ejemplos. Si tenéis algo interesante que contar, sería interesante leerlo. :)

5 comments:

Arwen Anne said...

pues sí, como curioso es también el modo de saludar, en algunos países siempre se saluda con un apretón de manos, en otros con un toque de nariz, en otro con dos besos y en otros con una inclinación...hay más pero ahora mismo no recuerdo

me gusta esta entrada

felicidades y besos

andrea!!! said...

mmm me resulto particularmente interesenate tu entrada, en mexico depende mucho del lugar donde vivas, por ejemplo en michoacan te puedes sentar hasta con 20 personas en la misma mesa para cenar en algun restaurant y a nadie le molesta, todos siguen sus conversaciones y hasta hacen chistes de otros sin conocerse, al contrario en la ciudad del norte donde vivo, la gente es muy prepotente, todos caminan en la ciudad con alguna distacia aveces hasta de 2 metros, a mi me da igual la verdad solo que en mi caso muy personal no permito que nadie este cerca de mi a menos de un metro si no es mi familia o amigas, en cafes y lugares asi prefiero tener mi propia mesa. y en cuanto a los saludos personalizados trato siempre de que sea el beso en la mejilla pero no lo hago si no me da confianza la persona y evito lo menos mirar a los ojos

garbi24 said...

Aqui somos mas lejanos i frios a la hora compartir mesa en restaurantes , en camvio yo he visto en Suecia , Alemania ,Noruega que la gente comparte sin problemas unas mesas largas sin ningun tipo de problema, la verdad es que tampoco te sientes tan mal compartiendo mesa .
Son costumbres

Perséfone said...

Yo también creo que influye el tema de la cultura más que otra cosa.

En cuanto a lo que comentas de las grandes ciudades, yo siempre tuve la idea contraria. Al menos en Madrid parece que nos diera miedo la cercanía a otras personas.

Tan sólo hay que fijarse el modo en que se distribuye la gente en los transportes públicos o el cine: cada uno pòr su lado, y cuanto más lejos, mejor.

Asíque de comer en la misma mesacon desconocidos, ni hablar.

Costarossa said...

Gracias por sus opiniones. Entonces, puede ser que mi conclusión sobre mis compañeros de mesa fueron erroneas. :)