Sunday, 11 January 2009

¿Rubias o morenas?

El Regatista me preguntó el otro día si creía que las rubias veían el mundo de la misma manera que morenas. Estabamos hablando de las diferentes realidades que vivimos las personas. Le contesté que sí, desde mi punto de vista. Él cree que rubias tienen una ventaja y saben usarla, pero no estoy de acuerdo porque ésto nunca ha sido comprobado por mi experiencia. Además, su punto de vista sólo confirma sus propias limitaciones de la precepción de la realidad: viviendo en España le puede parecer así pero si estubiera en Suecia, el asunto de las rubias y morenas tomaría otra direccción. (Aunque aun así, Suecia o España, no veo esta diferenica a la hora de la verdad. Los chistes y estereotipos no cuentan.)

En realidad, él me estaba provocando, y yo, como siempre, mordiendo el anzuelo. :) Me enfadé hasta el punto que quería teñirme para comprobar el hecho de que nada cambiaría por cambiar el color de pelo pero no creo que sea una buena idea considerando mis experimentos en el pasado. :)

¿Y qué pensáis vosotros? ¿Habéis tenido alguna ventaja gracias a algún rasgo especial suyo? ¿Os gustaría cambiar o adquirir algún rasgo específico que en vuestra opinión os aliviaría la vida?

5 comments:

Arwen Anne said...

pues hija, yo tu no me cambiaría nada de nada, pero siendo yo como yo soy... me lo cambiaría todo, pues estoy un poco cansada de que me insulten y me digan como tengo que ser, mi pelo, mi cuerpo... nada les gusta y estoy algo cansada ya, yo, si pudiera cambiarme toda, me cambiaba

tu, ya te digo, no te cambies nada que eres preciosa tal y como eres, no como yo

besos

Costarossa said...

No, no, no lo digo por eso, pero me interesa si la percepción de la vida cambia porque, por ejemplo, alguno rasgo físico nos da ventaja y por lo tanto nos creemos ser superiores en algo, saber el secreto de la comunicación, etc, mientras en realidad el mérito es de tan sólo nuestra sonrisa, piernas largas, voz profunda... Pero al cambiar o perder este rasgo, nos cambiaría la vida por total porque vivimos una ilusión, o mejor dicho, ¿una realidad diferente de cómo está de verdad?

Costarossa said...

Por cierto, no me gusta que pienses así de ti misma. Si en realidad crees que el cambiarte estarías más feliz, siempre lo puedes intentar, por lo menos mejorar algo. Pero muchas veces la felicidad y hasta cómo nos ven los demás no depende de eso.

Erik R. said...

Lo de "cómo se ve el mundo", no sé, pero tú sí que vives una vida diferente en España que, por ejemplo, una Italiana u otra morena extranjera, porque eres tan diferente, más destacada que la mujer española normal. Al contrario, en Suecia, tú serias (de cabello por lo menos) muy normal. La gente no te miraría como "¡qué rara!" o "¡qué exótica!".

Los primeros españoles que conocí, los conocí en Dinamarca. Y los chicos estaban todo el rato, "¡Mira que rubia!", "¡Mira! ¡Otra rubia!", etc. etc. Y me cansé de oirlo todo el rato. Pero luego, cuando llegué a España, entendí porque estaban así de encantados. Porque una rubia natural es algo muuuuy exótica en España.

Costarossa said...

Erik, gracias por tu comentario. :)Es así, pero la reacción de los españoles ya ni la noto después de Malta que es practicamente árabe-italiana. ;) O puede ser que en Cataluña la gente es más reservada. :)