Friday, 8 May 2009

Hogar dulce hogar

Ya estamos en casa. Tres semanas en Malta han pasado en un instante. Ni siquiera me dió tiempo para ver todos mis amigos, ni salir tanto como me hubiera gustado. Trabajando de dia, no ha sido facil hacer muchas cosas. Pero con las personas más especiales hicimos un esfuerzo y un hueco en nuestras agendas para poder vernos - tanto yo para ellas, como ellas para mi. Gracias Carmen, Charmaine, Albert y Antoinette, sé que hay una posibilidad que lo estáis leyendo y quiero que sepáis que ya os hecho de menos, y también gracias a Maxine y Carina, amigas nuevas que han sido tan amables con nosotros.

Al llegar, la casa olía de rosas recien cortadas que nos había dejado la mamá del Regatista. Es tan rico estar en casa. Lo único malo es que el jardín está totalmente invadido por mala hierba y no tengo ganas de empezar "la guerra" de nuevo, pero que vamos a hacer, tendré que pensar en otra estrategia. Creo que dejaré una parte crecida y plantaré flores praderas para dar un toque selvaje pero no seguiré arrancando la mala hierba hasta tener callos.

Aun no tengo voz después del partido del Barça el miércoles pasado. Lo vimos en un pub inglés en Malta donde todos parecían ser hinchas de Chelsea y por ello procuraba estar lo más quieta posible. No obstante, después del gol de Iniesta ya no podía aguantarme y empecé a saltar chillando. Imaginad mi sorpresa cuando medio bar se levantó y hizo lo mismo. Culés clandestinos. :)

Ahora estoy cansadísima. Hoy he trabajado y luego no he podido evitar de dedicar un par de horas a mi pobre abandonado jardincito, así que literalmente no puedo ni moverme.

Os dejo con la foto de las rosas.

No comments: